miércoles, 2 de marzo de 2011

OTRA VUELTA DE TUERCA

Y nada más que sed
y vasos rotos.

12 comentarios:

Perfecto dijo...

Brevisímo y elocuente. Una breve maravilla.

Un cordial saludo.

Carlos Vitale dijo...

Una breve maravilla es la sorpresa de tu mensaje. Un fuerte abrazo y gracias

Susan Urich Manrique dijo...

Bueno, yo no puedo decir que sea una breve maravilla, porque en realidad es terrible, me ha bifurcado la mente, lo cual es maravilloso, paradójico, como tu verso. Un saludo.

Carlos Vitale dijo...

¡Gracias Susan! ¡Qué bien que seas fiel seguidora de mi blog!La poesía de verdad suele ser terrible, más allá de la voluntad del poeta. A veces, tú lo sabes, te das cuenta exacta de lo que has escrito una vez que lo has escrito. Y no tiene vuelta atrás, has quedado retratado. Un beso grande

Fernando dijo...

y bebed de la botella...


abrazos

Carlos Vitale dijo...

¡Siempre, o casi, hay una solución alternativa!
Un fuerte abrazo, Fernando

egolastra dijo...

Otra vez más a tragar saliva.

Un abrazo.

Carlos Vitale dijo...

Ya sabes, todos hacemos lo mejor que podemos para amargarnos la vida. Abrazos

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

A veces uno ha de beberse su propia sangre, y los vasos rotos son propicios para hacer que mane. Terrible como (a veces) la vida misma.
Un gran abrazo.

Carlos Vitale dijo...

¡Ay, sí, caro Albert, cuántas veces no vemos ninguna salida posible!

Pilar Alberdi dijo...

Excelente.
Un abrazo.

Carlos Vitale dijo...

Eres muy amable, como siempre.