viernes, 15 de abril de 2011

LIMOGES

Las ramas
arañan
el río
con dedos
atónitos.

11 comentarios:

Albert Lázaro-Tinaut dijo...

Celebro tu geografía poética, querido Carlos. El río continúa fluyendo, a pesar de los rasguños, igual que la vida pese a todos los mazazos que recibe.
Un abrazo.

Carlos Vitale dijo...

Eres más rápido que la luz, mi caro Albert. ¡Más mazazos que rasguños, por desgracia! Gracias por estar siempre del otro lado, que es como estar de éste.
Un fuerte abrazo

Perfecto dijo...

Atónitos siempre es como quedamos ante el transcurso de todo lo que nos rodea. Nada importa si es caricia o arañazo. La vida transcurre pese a nosotros.

Un abrazo.

Carlos Vitale dijo...

Sí, Perfecto, atónitos, patidifusos, pasmados, turulatos... la realidad nos supera, a veces parece que estuviéramos sólo para verla pasar. Un abrazo también para ti

nuria dijo...

qué exacta tu grafología.... abrazos vitales

Carlos Vitale dijo...

¡Qué amable eres, Nurísima! Verdaderamente lo mejor de este modesto blog sois los lectores, no os merezco.
Un beso grande

Mónica Ortelli dijo...

¿Dejarán los arañazos cicatrices en el lecho?
Bella imagen, Carlos.
Un abrazo.

Carlos Vitale dijo...

Buena pregunta, sí señora. Los arañazos siempre dejan cicatrices, si no es en el lecho, es en el pecho o en el alma.
Besos

Susan Urich dijo...

Volví, estuve releyendo tus poemas. Qué cosa enorme es releer y descubrir que te gusta aún, que te gusta más, que te gusta completo, que se ha redimensionado en tu interior. No sé, Carlos, no sé, lo que escribes cala hondo, es honesto, la buena literatura no existe sin la honestidad. Creo que sobra decir que me fascina lo que escribes.

Susan Urich dijo...

Por cierto, me preguntaba si me permites tomar algún poema de tu blog para publicarlo en un papel literario que edito en la fundación que trabajo. Puedes mirar de qué se trata acá:

www.pezdeplata.com.ve

Un saludo.

Carlos Vitale dijo...

Susan, querida, tus palabras me abruman, de verdad. Te agradezco mucho tanta generosidad. Por supuesto que puedes reproducir lo que quieras en el papel literario de tu trabajo. Sólo te pido que luego intentes mandarme un ejemplar.
De momento, yo te mando un beso grande y agradecido