jueves, 28 de febrero de 2013

VISIONES DIURNAS

La silueta vuelve su contorno
al que emboscado atisba
las delicias de un cuerpo
de moral desnudo.

Animal saludable
en estado de gracia
¿dónde vive el pecado
sino en la distancia?

2 comentarios:

Albert dijo...

El pecado no vive en ningún lugar, porque la distancia, en realidad, no existe. No sé si contribuyo a responder a la pregunta.
Excelente poema.

Carlos Vitale dijo...

¡Ay, Albert! Respondes y planteas más preguntas.
Un abrazo y gracias
Carlos