jueves, 15 de enero de 2015

RISAS DE COCODRILO


No te engañes.
El de la foto
tan sonriente
ya era infeliz
(tú lo sabes,
bien que lo sabes).

Contémplalo ahí detrás,
público o comparsa,
borroso
incluso en primer plano.

Sonríe
aunque esté muerto.

Si le pides
que se adelante
no da sombra.

Convéncete:
sólo la sombra
no da sombra.


1 comentario:

Francesc Cornadó dijo...

En efecto, no hay que engañarse, no caigamos en el error. Las apariencias engañan.
Salud
Francesc Cornadó